Marfa Dialogues

Vidas Perfectas

An opera for television by Robert Ashley (Perfect Lives, 1983) • Presented in Spanish for stage and television • Directed by Alex Waterman

12-19 July 2014


Ballroom Marfa and El Paso Opera present
VIDAS PERFECTAS

El Paso
Saturday, July 12 at 8 PM
Tricky Falls, 209 South El Paso St, El Paso, TX 79901
Episodes: El Parque (The Park), El Supermercado (The Supermarket), El Banco (The Bank), El Bar (The Bar)
Tickets in El Paso are $7.50 (unreserved), $20 (reserved) and $50 (tables with service).

Juárez
Sunday, July 13 at 5pm
Museo de la Revolucion en la Frontera, 16 de Septiembre and Avenida Juárez, 32000 Ciudad Juárez, Mexico
Episodes: La Iglesia (The Church), El Salon (The Living Room), El Patio De Atras (The Backyard)
General admission is free. VIP seating with reception is 550 pesos or $40.00 US; visit www.donboleton.com.

Marfa
Crowley Theater, 98 S. Austin St., Marfa, TX 79843
Friday, July 18
7:30pm: El Supermercado (The Supermarket)
8:15pm: El Banco (The Bank)
9pm: La Iglesia (The Church)
9:45pm: El Salon (The Living Room)

Saturday, July 19
7:30pm: El Parque (The Park)
8:15pm: El Bar (The Bar)
9pm: El Patio De Atras (The Backyard)
Performances in Marfa are free. Feel free to attend just one episode or as many as you like. For more information, please call 432-729-3600.

Note: Each episode is 30 minutes with a 15-minute set change.


Listen to Marfa Public Radio’s Talk at Ten radio interview with director Alex Waterman, July 17, at 10am on KRTS 93.5FM or via their online stream.


Vidas Perfectas is an all-new Spanish-language version of Robert Ashley’s ground-breaking “television opera” Perfect Lives (1983). With Ashley’s blessing, Alex Waterman directs this all-new production, from a Spanish translation by Javier Sainz de Robles.

The singer-songwriter Ned Sublette stars as the opera’s narrator “R,” in the role originated by Ashley. Playing with him is “Buddy, The World’s Greatest Piano Player,” a unique all-piano role for Cuban virtuoso Elio Villafranca. Composer Peter Gordon, who collaborated with Ashley on the original incarnation of Perfect Lives, returns as music producer, playing live electronics and mixing. The chorus is Elisa Santiago (appearing as Isolde, Gwyn, and Ida) and Raul De Nieves (appearing as Will, Ed, and The Captain of the Football Team).

Perfect Lives was originally commissioned for television by The Kitchen (NY) in 1979 and was completed in 1983, co-produced by The Kitchen and Channel Four in Great Britain. It was aired on Channel Four in 1983 and in 1984, and subsequently on German, Austrian and Spanish television. Parts of the seven-episode series have been seen on American cable channels and in Japan and in Australia. Perfect Lives’ innovative combination of chanting, storytelling, meditation and ecstatic revelation, challenges the ways in which we perceive the relationship between language and music. It has almost single-handedly changed the way we think about opera, television, and performance.

This powerful, musically intense reinterpretation of Ashley’s now-classic text premiered at Irondale Theater, Brooklyn, December 15-17, 2011. In its initial engagement, Vidas Perfectas offered “El Parque,” “La Iglesia,” and “El Patio de Atrás,” three of the opera’s seven half-hour episodes, in a theatrical setting, followed in 2012 by concert versions and stagings of several episodes at New York’s Le Poisson Rouge and EMP Pop Conference, and London’s Serpentine Gallery Pavilion and Cafe OTO.

Vidas Perfectas will begin its second production phase in 2014 at The Whitney Biennial. This marks the beginning of the filming and recording of the complete opera (all 7 episodes) in full theatrical staging. All episodes will be filmed in front of a live audience. Footage shot in Marfa, Texas in February 2014 will be mixed in with live camera feeds as part of the live television mix at the Whitney Museum.

In July 2014, the production travels “on location” for theatrical stagings in Marfa, Texas and on-site performances in Ciudad Juaréz and El Paso, TX. All seven episodes will be compiled and edited for television in Fall 2014.

At the completion of all seven episodes, Vidas Perfectas will tour internationally, accompanied by a full recording to be released on CD and DVD.

    More information about Vidas Perfectas in The New York Times, Art in America, BOMB, and Brooklyn Rail.

    Vidas Perfectas is presented in conjunction with the El Paso Opera, Whitney Museum of American Art, ISSUE Project Room and Irondale Brooklyn. Generous support provided by Brown Foundation Inc., Houston.

    With gratitude to Sean Daly, Alex Marks, Peter Szollosi, and everyone at El Paso Opera; Tricky Falls, El Paso; and Museo de la Revolución de Ciudad Juarez, Juarez.

    In-kind support provided by Big Bend Brewing Company, Crowley Theater, David Egeland & Andrew Friedman, Joy Ohara & K Lye and Diane Barnes & Jon Otis.

    Generous support provided by Brown Foundation Inc., Houston.

    Special thanks to Miguel Abreu; Dione Acosta; The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts; Arthur Arbit; ArKtype Productions; Annie Arthur; Adam Bach; Vicki Barge; Brice Beasley; Jennifer Bell; Alisa Besher; Biff Bolen; Matt Bonner; Thomas Buckner; The Camino Real Hotel; Daniel Chamberlin; Chinati Foundation; the City of Marfa; Clear Channel Radio; Sarah Cork; Paula Court; Anthony Creamer III; Rick Creasy; Jane & Bobby Crockett; The Crowley Theater; Rob Crowley; Tim Crowley; The Dixon Water Foundation; Sheriff Danny Dominguez; Fairfax Dorn; Kerry Doyle; El Cosmico; Teresa Eggers; Anthony Elms; Eve Essex; Nancy Estrada, Patronato amigos del MUREF, Executive director; The Foundation for Contemporary Arts; Sabrina Franzheim; Liliana Fuentes, MUREF museum, Director; Natalie Galpern; Andrea Gonzales; Gabriel Gonzalez and the staff of Tricky Falls; Rev. Jim Gordon; David Grabarkewitz; Paul Graybeal; Elizabeth Gutierrez; Markus Häfliger; Jeffrey W. Hagerman; Nick Hallett; Maya Hardinge; David Hollander; The Hotel Paisano; Paul Hunt; Issue Project Room; Nicki Ittner; Mimi Johnson; Rebecca Johnson; Erin Kimmel; Andrew Kreps; Thomas O. Kriegsmann; Matt & Mikelle Kruger; Lawrence Kumpf; Bunny Lampert; Zach Layton; Virginia Lebermann; Chip Love; Minerva Lopez; Lost Horse Saloon; Christy Madrid; Marfa National Bank; Marfa Public Radio; Yvonne Marquez; Josie Martinez; McDonald Observatory; Melissa McDonnell Luján; Rose Mediano; Twan Meijerink; Rose Melendez; Carlo Mendo; Ty Mitchell; Eddie Montezuma; David Moodey; Moonlight Gemstones; Jenny Moore; Gordon Mumma; Linda Nuñez; Robert Pérez; Carolyn Pfeiffer; Robert Potts; Presidio County; Pueblo Market; The Riata Inn; Alexandra Rosenberg; Viola Sanchez; Rudy Scott; Josephine Sedgwick; Victoria Sendra; Lyra Serrano; Randall Sharp; Daniel Silva; St. Paul’s Episcopal Church; Tabla; Yadira Torres; “Blue” Gene Tyranny; Cory Van Dyke; Kimberly Vanacek; Cameron Keith Gainer and Olga Viso; Dominic von Felten; Renate & Arthur von Felten; Corinne von Felten; Joel Wachs; Thea Westreich & Ethan Wagner; Matthew Walker; Judy & Larry Waterman; Tim Waterman; Rob Weiner; Barbara Anne Welch; Gabriela Wettstein; Lizzy Wetzel; The Whitney Museum staff and guards; and Sam Winks.

    Big Bend Brewing Company

    Crowley Theater

    Haciendo que el mundo sea extraño a través de la ópera: una introducción a Vidas Perfectas

    Antes de los estrenos en Texas y México de Vidas Perfectas una nueva versión en español de Perfect Lives, de Robert Ashley– en El Paso, Ciudad Juárez y Marfa, quisimos presentarles con una rápida introducción algunos de los aspectos importantes de la pieza. La nueva obra, dirigida por Alex Waterman, se ha ido desarrollando desde 2009 y no sólo cambia el idioma sino la ubicación de la obra original, trasladándose del medio oeste americano al desierto del lejano oeste de Texas. Vidas Perfectas es presentada por Ballroom Marfa conjuntamente con la El Paso Opera, el Whitney Museum of American Art, ISSUE Project Room e Irondale Brooklyn.

    Vidas es la realización de años de duro trabajo, ensayos e investigaciones por parte del reparto y el equipo, y será un tributo emocionante a Ashley, que murió a principios de este año.

    Waterman, miembro fundador del Plus Minus Ensemble y que trabaja con el Either/Or Ensemble, lleva vinculado a Ashley y a su obra desde hace más de una década. Actualmente está coescribiendo un libro sobre las partituras de notación del compositor, titulado Robert Ashley: Yes, But is it Edible?y está trabajando en su doctorado en musicología.

    Vidas Perfectas tendrá su estreno en El Paso el 12 de julio y luego se trasladará a Ciudad Juárez (13 de julio) y a Marfa (18 y 19 de julio).

    ¿Quién era Robert Ashley?

    Robert Ashley (nacido el 28 de marzo de 1930 – fallecido el 3 de marzo de 2014) era un prolífico y revolucionario compositor norteamericano conocido principalmente por sus contribuciones a la ópera norteamericana. Sus obras teatrales son notables, debido a su enfoque de la música y del ritmo inherentes a nuestra propia habla y lenguaje vernáculos, así como por su empleo de la colaboración y la improvisación al construir las piezas.

    Aunque el padre de Ashley era músico, creció en la parte rural de Michigan y no estuvo expuesto a muchas formas nuevas de música cuando era un niño. No fue hasta muchos años después cuando, tras servir en el ejército, conoció a artistas, intérpretes y músicos afines al regresar al medio oeste y vivir en Ann Arbor. Las personas con las que se encontró le presentaron nuevas y vanguardistas formas de teatro, arte y música, con un enfoque particular en los nuevos métodos usados en el teatro contemporáneo y el arte en vivo, como la improvisación y la colaboración. Ashley, por aquel entonces, también trabajaba en la Universidad de Michigan, investigando el habla, la acústica y la arquitectura, aspectos que desempeñarían un papel importante en sus futuras producciones.

    En 1961, Ashley cofundó ONCE Group y ayudó a producir los ONCE Festivals en Ann Arbor hasta que el grupo se disolvió en 1969. ONCE fue extremadamente influyente al ayudar a Ashley a perfeccionar sus intereses y le permitió experimentar y crear nuevas obras en un ambiente enriquecedor y dinámico a la vez que estaba rodeado de y visitado por algunos de los artistas más emocionantes, influyentes y revolucionarios de la época como John Cage, Merce Cunningham, Karlheinz Stockhausen, Robert Rauschenberg, Gordon Mumma y Milton Cohen. Como escribe Arthur J. Sabatini en Robert Ashley: Defining American Opera: “Para Ashley, la orquestación de voces, el movimiento, la sincronización y el uso de las tecnologías del sonido, hicieron que las piezas fueran musicales incluso cuando parecían artes teatrales o en vivo. Trabajar con el conjunto resultó ser trascendental para él y concentró sus exploraciones del habla, la música y el sonido en relación con la teatralidad y el acto social de la representación.” Todas estas ideas e intereses serían una parte fundamental de su futura obra.

    En 1976, Ashley dirigió y produjo Music with Roots in the Aether: a television opera. La obra de catorce horas incluye entrevistas entre Ashley y varios compositores, como Philip Glass, Gordon Mumma y Terry Riley. Cada conversación estaba ambientada en ubicaciones específicas y no tradicionales, incluyendo un campo de fútbol americano y un rancho en California. Además de las charlas, cada “episodio” contenía una interpretación de una hora de una pieza de cada compositor. Aunque Aetheres descrito a menudo como un documental, Sabatini argumenta que Ashley lo llamaba una ópera “para poder enfatizar cómo el diálogo posee su propia musicalidad y, cuando está ambientado en un paisaje dado, seguido por música, emerge una forma rudimentaria de ópera.” Sabatini continúa diciendo que Aether “plantea preguntas intrigantes extraídas de las influencias europeas sobre qué se considera ópera en una era mediática.” Es una pregunta que se puede aplicar directamente a las obras posteriores de Ashley, particularmente a Perfect Lives.

    ¿Qué es Perfect Lives?

    En 1980, la Kitchen, un espacio para actuaciones sin ánimo de lucro en la ciudad de Nueva York, comisionó Perfect Lives, una ópera en siete partes. La obra de tres horas y media se emitió por primera vez en el Canal 4 de Gran Bretaña, transmitida en secciones de 25 minutos.

    El argumento conlleva un asalto a un banco, una boda y varias interacciones entre los vecinos del lugar, incluyendo a un barman local y a su mujer; al capitán del equipo de fútbol americano; a su “hermosa hermana”; y a sus padres, Will e Ida. Cada episodio tiene lugar en distintas ubicaciones del pueblo, permitiéndonos ver los varios centros en los que la gente se congrega y cómo cambian los comportamientos de los personajes en cada espacio.

    Al igual que Aether había sido una ópera no convencional, también lo fue Perfect Lives. Ashley se había sentido “alienado” de las tradiciones musicales europeas, escribe Arthur J. Sabatini en PAJ: A Journal of Performance and Art. Aunque los musicales de Broadway eran más cercanos a sus intereses en su énfasis de la narrativa y el uso del vernáculo, “la música, no obstante, no era lo suficientemente significativa para alguien fascinado por los sonidos electrónicos, la teorización musical de la posguerra y el mundo emergente de la interpretación vanguardista en Norteamérica.” Como resultado, Ashley creó obras que eran óperas sólo en sus títulos. Sus proyectos eran tan distintos de cualquier género existente que estaba obligado a adoptar la categoría y, por lo tanto, transformó lo que podría ser una “ópera”.

    Perfect Lives no se parecía a ninguna ópera que había sido escrita con anterioridad, pero tampoco se parecía a nada que se hubiera emitido por televisión. Paul Grimstad la describe en n+1 como “tropezar con un programa de televisión de la tarde, tal vez una telenovela, en el que todos los semáforos visuales y sónicos parecen familiarmente empaquetados, y que luego se va convirtiendo lentamente ante tus ojos en una estación pirata de televisión por cable que está emitiendo algo `desafiantemente extraño´.”

    Sintonizando Perfect Lives, el telespectador era inmediatamente recibido por ruido electrónico, sonidos sintetizados y la “suave labia semicantada del medio oeste” de Ashley. Veía destellos de campos de maíz, el teclado y palabras y frases seleccionadas del libreto, unidos con imágenes de Ashley y los demás intérpretes así como relucientes lentejuelas y luces de neón. Y mientras tanto oímos, en palabras de Grimstad:

    una interpretación continua de piano por parte del colaborador principal [de Ashley] “Blue” Gene Tyranny. La interpretación del piano es a menudo virtuosa, saltando desde la ornamentada extravagancia romántica a un pulso minimalista; a agrupaciones atonales, al boogie-woogie y el blues, a tumultuosos ostinatos del “vuelo de la abeja”; al estilo de Elton John haciendo histrionismos al final de “Bennie and the Jets” –todo en el curso de una lenta panorámica por la habitación de un motel o un campo de maíz, y a menudo por el teclado mismo. Ashley extiende el sonido del piano acústico en capas (hermosamente grabado, cabe señalar) con su propia narración hablada, toques de sonidos electrónicos y el artefacto ocasional encontrado: viejos anuncios de radio, el estrépito de la percusión, el ruido extraviado del emplazamiento.

    El efecto, al principio, puede ser un poco abrumador, exacerbado por el hecho de que los papeles de los intérpretes sobre el escenario son algo fluidos y cambian ocasionalmente de escena en escena ya que, como dijo Ashley al director Alex Waterman en una entrevista para Bomb, “No están actuando, simplemente están representando a los personajes sobre el escenario.” Sin embargo, a medida que avanza la obra, uno es arrastrado, anclado por la música: su ritmo calmante y la poesía del lenguaje son muy fáciles de envolverte.

    No sólo es la música de Ashley la que nos lleva. Al espectador se le muestran constantemente imágenes de movimiento: moviéndose por una carretera que transcurre delante de campos de maíz, viendo a parejas pasear por un parque, empujando un carro de la compra por el pasillo del supermercado. Nos mueven físicamente por los espacios, mucho más interactivos que un simple cambio de escena. Estos escenarios son personajes tan importantes como los que son interpretados por los intérpretes. Aunque nos resultan muy familiares, son transformados por la música. Como Ashley dijo a Waterman, de nuevo en Bomb, “Es un mundo familiar, pero porque se ha hecho extraño a través de la ópera, miras dos veces a lo que, de otro modo, se consideraría ordinario y te das cuenta de que contiene misterios de los que nunca antes te habías percatado. Perfect Lives es algo que conoces, pero que te tienen que recordar que lo conoces.” A Ashley le fascina lo ordinario y lo familiar: la región que llamó hogar, su historia, las frases y el vernáculo de la gente y los espacios cotidianos que habitan y en los que se reúnen: el paisaje.

    Fue el interés de Ashley por el paisaje lo que le llevó a la televisión, ya que del mismo modo que tuvo que crear una nueva forma de ópera, también tuvo que encontrar un paisaje nuevo para su obra. Como explica a Waterman:

    Lo que distingue a la ópera tradicional de cualquier otra forma de narrativa–como, por ejemplo, los dramas religiosos– es que la mayoría de las óperas tienen un paisaje político… Pensé en eso cuando contemplaba la arquitectura del teatro de la ópera y cómo ésta hace posible esos paisajes. Por supuesto, esa arquitectura no está a mi alcance, ni tampoco quisiera que lo estuviera. Pero el paisaje tiene que estar allí fuere como fuera presentada la ópera.

    Para las personas, en las mejores circunstancias, la arquitectura y la música se corresponden. Pero lo que ha pasado en los últimos 50 a 100 años es que la música ha superado a la arquitectura. Los instrumentos son viejos, las ideas son viejas –todo es tan viejo; es aburrido, ¿sabes? No hay arquitectura para tratar con lo que estamos hablando aquí. Pensé, tiene que haberla. Y se me ocurrió que nuestra arquitectura podría ser el espacio imaginario detrás de la superficie de la pantalla del televisor.

    ¿Qué es Vidas Perfectas?

    Aunque Vidas Perfectas es descrita a veces como una “reescenificación” de Perfect Lives, se parece más a una pieza enteramente nueva. Debido a que Perfect Lives no tiene partitura ni versión imprimida y depende tan fuertemente del uso de la improvisación por parte de los músicos, Waterman argumenta en Bomb que “no hay una versión final de Perfect Lives.” Explica que está comenzando desde el principio, ya que ha de “usar las relaciones sociales implicadas al hacer la música como el modelo para su nueva versión. Cantando o hablando al compás, los músicos están creando juntos la música de su interpretación de los personajes que están interpretando. En el caso de la parte del piano, por ejemplo, las “notas” son creadas al interpretar quién es Buddy… La improvisación y la conversación son las herramientas principales para acercarse a este tipo de creación musical. No se puede simplemente sentarse y leer la música. Las armonías, los ritmos y toda clase de capas nuevas son creadas con las voces y los talentos particulares que la banda aporta a la narración.

    Este énfasis en la improvisación es la razón por la que cada interpretación de Perfect Lives, y ahora de Vidas Perfectas, es considerada como una obra nueva; nunca es el mismo espectáculo. Incluso la versión emitida por la televisión no es simplemente una documentación de una interpretación, sino más bien momentos de un número de espectáculos en directo, lo que se añade a la calidad onírica de la obra.

    Además de la falta de estructura tradicional que dicta el curso de cada actuación, el cambio de idioma también altera sustancialmente la obra. Como se ha señalado antes, gran parte de la obra de Ashley se concentra no sólo en las palabras que ha compuesto, sino en cómo las hablamos en realidad y cómo suenan, incluyendo los diferentes modismos, frases y acentos que son exclusivos de las diferentes regiones de Norteamérica (en Perfect Lives se trata del medio oeste). El español no sólo suena marcadamente distinto del inglés, sino que varias ideas y vernáculos exclusivos al inglés se pierden en la traducción. Por lo tanto, Waterman no podía simplemente traducir la obra directamente y esperar que se representara del mismo modo, sino que tuvo que trabajar con expertos de la lengua española para esculpir un texto que no sólo captaría el mismo significado que la obra original de Ashley, sino también el espíritu de las palabras.

    Por último, hay el cambio de localización desde el medio oeste al lejano oeste de Texas. Con la mayoría de las obras de arte ésta sería una pequeña diferencia, no obstante debido al énfasis que Ashley puso en el paisaje, el cambio es tan drástico como lo sería para una familia que se trasladara de un lugar a otro. Ashley estaba decididamente dedicado a la creación de obras de arte norteamericanas, que examinaran las vidas y la historia norteamericanas; y con Vidas Perfectas Waterman no está cambiando ese enfoque, sino más bien “reelaborando” la pieza “perfecta” de Ashley en algo más completo al concentrarse en la gente y en las experiencias que puedan haber sido pasadas por alto con anterioridad. Como dice Ashley, “El español es la segunda lengua de Norteamérica. Un norteamericano que no sepa español está un poco excluido.”